Consejos para tu audición
Cómo utilizar de forma correcta el teléfono móvil y el MP3

Los teléfonos móviles y los equipos personales de música, (MP3, MP4…) son aparatos que forman parte de nuestras vidas.

Un abuso de los mismos o un uso inadecuado puede ocasionar pérdidas de audición, además de propiciar la pérdida de contacto con el ambiente que nos rodea.

Qué hacer ante la exposición a altos niveles sonoros

En este sentido, es importante evitar la utilización de los MP3, MP4... y de los móviles en lugares muy ruidosos (calle, transporte público…) y limitar el uso a una hora diaria, ya sea de forma continua o discontinua.

La exposición a altos niveles sonoros puede perjudicar y dañar el oído. Por eso, tras la estancia en discotecas, espectáculos u otras situaciones similares, es importante atender a las señales auditivas que pueden alertar de que el oído está sufriendo. Conviene dejar “descansar” el oído antes de exponerlo a un nuevo estímulo sonoro.

Tras un nivel sonoro elevado…
  1. Evitar la exposición a otros estímulos sonoros elevados, como la utilización del equipo de música del coche.
  2. Prestar atención a los malestares que pueden sentirse en el oído, como por ejemplo ruidos, silbidos, soplidos o ensordecimiento.
  3. Atender a la aparición de otros malestares, como mareos, dolores de cabeza...
Cómo controlar la función auditiva

Una buena forma de controlar el estado del oído es realizar pruebas auditivas.

Permiten conocer con precisión el estado de la función del oído y sus características, incluso detectar los primeros pasos de un posible trastorno auditivo.

La detección precoz nos permite aconsejarte de forma correcta sobre el mejor tratamiento y comportamiento frente al ruido en un futuro. Es importante recordar que la pérdida de la audición es silenciosa y sólo se tiene consciencia de los daños cuando aparecen las primeras señales de alarma.

Proteger tus oídos

Realizar deportes acuáticos, motociclismo, caza… darse un chapuzón en la piscina o disfrutar del mar en verano son actividades que ya puedes realizar sin preocuparte de dañar tus oídos o agravar algún tipo de afección ya existente.
Los moldes a medida, ayudan a evitar la exposición a elementos externos, tanto agua como ruido, ayuda a proteger tus oídos de forma eficaz para disfrutar de lo que más te gusta.

Utiliza la mejor protección para tus actividades diarias sin preocuparte de la salud de tus oídos.

Protección frente al agua

¿Cómo puedo evitar la entrada de agua en mis oídos?
Con la utilización de moldes de baño. Se trata de protectores auditivos hechos a medida, flexibles, ligeros, resistentes y elaborados con materiales hipoalergénicos, destinados a proporcionar la máxima protección frente al agua.

Son perfectos para personas con perforación timpánica o con tendencia a padecer otitis, así como para deportistas acuáticos. Los pueden utilizar tanto niños como adultos.

Evitar el ruido
El ruido puede ocupar una parte importante en nuestras vidas. Y los sonidos repentinos o estridentes pueden dañar poco a poco los oídos sin saberlo.
Síntomas
que indican una pérdida de audición
  1. Necesitas esforzarte cuando te hablan o susurran: pierdes el hilo de la conversación porque confundes palabras, no entiendes las frases.
  2. Te cuesta oír si te hablan a tu espalda.
  3. Tienes que mirar a los labios de quien habla.
  4. Te resultan difíciles las conversaciones en grupo.
  5. Subes demasiado el volumen de la radio o de la TV.
  6. No entiendes que te dicen al teléfono.
  7. Tienes dificultades en entornos ruidosos.
  8. Sueles pedir que te repitan las cosas.
Causas más frecuentes
de pérdida de audición

Edad:
más del 30% de la población española mayor de 65 años sufre déficits auditivos más o menos graves. Es uno de los trastornos más comunes de la tercera edad.

Herencia:
si en la familia se han dado casos de hipoacusia, hay probabilidad alta de transmitirla a los hijos.

Infecciones y enfermedades:
pueden dañar el oído y provocar pérdidas auditivas más o menos graves, como por ejemplo la otitis, que es una enfermedad frecuente en la infancia.

Alcohol, tabaco y fármacos:
se ha constatado que ciertos fármacos pueden producir un efecto nocivo para el oído